lunes, julio 15, 2024
spot_img
InicioUna enfermedad llamada doctorCliente curado, cliente perdido

Cliente curado, cliente perdido

Una enfermedad llamada doctor

Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels: 782 82 2 6352 y 782 888 0056.

Un paciente curado es un cliente perdido. La industria farmacéutica, ha convertido ha personas sanas en enfermos y al enfermo en cliente.

Fleming descubrió la cura de numerosas enfermedades en un lóbrego sótano de un hospital y tan solo con la ayuda de un microscopio. Hoy la medicina oficial con todos los avances tecnológicos, no puede encontrar la cura de casi nada, solo desarrolla e impone costosos  tratamientos de por vida. Lapidarias y objetivas reflexiones.

Alexander Fleming (Escocia 1881Inglaterra 1955) fue un médico y científico británico famoso por ser el descubridor de la penicilina, al observar de forma casual sus efectos antibióticos sobre un cultivo bacteriano, fue obtenida a partir del hongo Penicillium notatum. Tambien descubrió la lizosima. Se formó en la Universidad de Londres, donde más tarde sería profesor e investigador en bacteriología. En 1945 recibió el Nobel en medicina.

Los dos descubrimientos de Alexander Fleming ocurrieron en los años veinte y aunque fueron accidentales demuestran la gran capacidad de observación e intuición de este médico escocés. Descubrió la lisozima después de que mucosidades, procedentes de un estornudo, cayeran sobre una placa de Petri en la que crecía un cultivo bacteriano. Unos días más tarde notó que las bacterias habían sido destruidas en el lugar donde se había depositado el fluido nasal. La lizosima es un antibcteriano natural localizado en la mucosa nasal y muchas regiones de nuestro cuerpo, de ahí el porqué las bacterias que tenemos normalmente en vias respiratorias superiores, no nos invaden. Esta es la explicación, en parte, de porqué más del 95% de las infecciones respiratorias agudas se curan con médico,sin médico y a pesar del médico.

Esta curación natural completamente gratuita, no es negocio para la industria farmacéutica ni para los charlatanes, por lo que se han establecido protocolos  de atención médica, por demás comerciales; un catarro común, barato,  actualmente nos puede costar unos diez mil pesos con estudios de laboratorio, cultivos innecesarios de exudado faringeo, radiografia de tórax, tomografia, prueba torch y otros.

¿Cuál es el examen de TORCH?

Es un grupo de exámenes de sangre. Sirven para evaluar algunas infecciones diferentes en un recién nacido. TORCH corresponde a las iniciales en inglés de toxoplasmosis, rubéola citomegalovirus, herpes simple y VIH. Sin embargo puede incluir otras infecciones en los recién nacidos. El costo de esta prueba, puede ser de unos tres a cuatro mil pesos, gasto la mayoría de las veces innecesario, puesto que la mayoria de las infecciones se diagnostican en un 90% tan solo con los datos clínicos de una buena historia clínica y los estudios de laboratorio deben solicitarse selectivamente para confirmar o desechar el o los posibles diagnósticos que explicarían los datos clinicos por los que el enfermo acude a consulta.

Una ampolleta de la penicilina descubierta por Fleming, cuesta unos 68 pesillos. Ya no es “bisnes”. Hoy, a un catarro común lo tratan con ceftriaxona de 500 pesos por ampolleta, por siete días, prescripción inncesaria en más del 95% de los casos. Y todavía le agregan otros dos o tres fármacos “de relleno”, incluyendo vitaminas por demás injustificadas.

Fleming, con su descubrimiento de la penicilina hizo perder muchos clientes a la industria farmacéutica, pero esta los ha recuperado promoviendo la prescripción innecesaria de antibioticos novedosos, igual de efectivos pero más caros.

Y uno de los rubros más productivos es la presripción de fármacos para el “control” de la presión de por vida. Personas sanas con ligera elevación de la presión por encima de 120/80, los enferman y decretan la ingestión de medicamentos para toda la vida.

Recientemente vi una paciente de 75 de edad, con un cuadro clínico benigno de colon irritable: estreñimiento hasta de tres sin evacuar días y dolor en colon. Cinco años atrás acudió en silla de ruedas con elefantiasis: edema duro de varios meses de ambos miembros inferiores que semejaban patas de elefante, con presión muy baja de 80/40 frecuencia cardiaca muy baja de 50 latidos por minuto (normal de 60/110). En servicio de cardiología con 140/90 (dentro del rango normal de 90/50 a 150/110) de presión arterial le prescribieron amlodipino para toda la vida. Tenía 12 meses tomándolo porque si lo dejaba de tomar “en cualquier momento podría morir de un infarto o un derrame cerebral”. En esos 12 meses le hicieron seis electrocardiogramas, todos normales y otras tantas mediciones de colesterol y triglicéridos y otros estudios generales de laboratorio.Todos normales. Y, si esos estudios eran normales, si acaso la recomendación preventiva sugiere realizarlos a intervalos de un año. Obvio, esta estrategia no es negocio.

Después de una amplia explicación a ella y sus desesperados familiares se convencieron de que estaba intoxicada con AMLODIPINO (no con AMLO, que todavía no llegaba a la silla grande) un medicamento que tiende a retener líquidos y debilitar el bombeo cardiaco al debilitar la fuerza y los latidos del corazón por disminuir la entrada de calcio a los músculos, calcio esencial para contracciones efectivas del músculo cardiaco. Con cierto miedo aceptaron retirar el medicamento con supervisión personal de su presión arterial la cual durante un mes de observación ellos confirmaron que sin el fármaco mencionado se mantenía dentro de los límites normales mencionados y desaparecieron las “patas de elefante”. Además, durante esos cinco años en que no acudió a consulta porque estaba bien, también confirmaron que en situaciones de estrés, pues era muy sensible emocionalmente hablando, su presión arterial ocasionalmente rebasaba los 150/110, pero retornaba a cifras normales sin medicamento alguno convencidos de que esas elevaciones pasajeras son inofensivas porque NO SE MANTIENEN elevadas.

        Y no ha tenido ni infarto de corazón ni hemorragia cerebral, amenaza interpuesta en los servicios de cardiología.

        Puesto que en 50 años de ejercicio profesional he observado cientos de casos como este, como dice AMLO,tengo otros datos: me atrevo a afirmar, en observación de casos, que más del 70% de los pacientes que actualmente toman medicamentos para la presión, no los necesitan y por lo tanto es una falacia eso de prescribir medicamentos antihipertensivos para toda la vida.

Correo: dockiskesabe@msn.com

Página: www.kiskesabe.com

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es prueba-1024x51.png
WhatsApp: SDR La Opinión Recargado
Instagram: Laopinionpr 
Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO-BANNER-1-1024x200.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es QUEJAS-1024x230.jpg
NOTICIAS RELACIONADAS

Síndrome de Guillain-Barré

Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 82 263 52 y 782 888 0056.   https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000684.htm. sindrome de Guillain Barré   En las últimas semanas, en Tlaxcala  ha...

Cuidado por el colesterol bajo

Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 82 263 52 y 782 888 0056.   Mucha especulación comercial se vive con las cifras de colesterol. Negocio...

Adultos intoxicados

YATROGENIA Por Doc Kiskesabe Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 8226352 y 7828880056. De lo poco que leo publicado por otros colegas médicos o periodistas no...
error: Content is protected !!