miércoles, mayo 22, 2024
spot_img
InicioUna Mirada AtrásTeodoro Cano: Cinco años sin el Excelso Muralista Papanteco

Teodoro Cano: Cinco años sin el Excelso Muralista Papanteco

Por José Luis Rodríguez Badillo

Cronista Municipal de Poza Rica

En la extensa y larga historia veracruzana han surgido singulares exponentes de la danza, pintores, deportistas, exponentes del arte, poetas y enormes músicos; y entre ellos sobresale y destaca el muralista Teodoro Cano García, el mejor de los muralistas del estado de Veracruz, quien incorporó a su máxima expresión el alto relieve.

Teodoro tuvo un fortuito encuentro con Diego Rivera a la edad de trece años, cuando fue presentado junto a Ernesto García Cabral, que visitaban Papantla, invitados por el prosista y oriundo de esta ciudad, José de Jesús Núñez y Domínguez; plática en que sobresalió una de las virtudes de Diego, estimular a las jóvenes promesas del arte, invitando a Teodoro a su estudio de la Ciudad de México, visita que pudo hacer Teodoro a los dieciséis años de edad.

TEODORO Cano recién llegado a Poza Rica en 1954.

Teodoro Cano García nació el 29 de mayo de 1932, en el Barrio del Zapote, de la ciudad de Papantla, Veracruz. Fue de su padre, Luciano Cano, de quien heredó el arte, que fue pintor, grabador, escultor, impresor y maestro de dibujo en la Escuela Secundaria, hoy Jorge de Castro Cancio, de donde se deriva que no es nada raro que Teodoro Cano, siendo muy niño, tuviera la virtud de pintar y dibujar con gran aptitud. Con esta virtud innata y su efusión por esta vocación, terminó sus estudios de secundaria que lo dejó en las puertas de una carrera profesional.

Teodoro Cano García con absoluta convicción y el anhelo de ser un gran pintor y muralista, ingresó con ilusión y ánimo a la afamada Academia de San Carlos de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1947, iniciando a la Licenciatura de Maestro en Artes Plásticas, no sin soslayar sus condiciones precarias, asociado a la gran demanda del material durante la formación.

MAGNO mural del edificio de la Subdirección Norte, la historia del petróleo.

Gracias al apoyo de una beca que le dio el gobernador de Veracruz, Lic. Adolfo Ruiz Cortines, logrando con esto estudiar la carrera. En su formación, fue discípulo de José Chávez Moradoy, quien fue artista plástico que perteneció a la corriente que se conoció como nacionalista y pintor de abolengo artístico.

Es de distinguir el reconocimiento que cada año escolar recibió Teodoro por su elevado promedio académico, hasta 1951, año en que terminó su carrera. En 1952 las autoridades docentes le entregaron por sus méritos doctos la Medalla Justo Sierra, a la vez un diploma, aunado al premio extraordinario de aprovechamiento que se entrega al mejor pasante en la carrera de maestro en Artes Plásticas de la Academia de San Carlos. ¡La calidad era más que evidente!.

En el año de 1953, siendo gobernador de Veracruz el Lic. Marco Antonio Muñiz Turnbull, Teodoro hacía antesala para entrevistarse con el mandatario, es cuando tuvo su contacto con el medio petrolero de Poza Rica, en misma situación estaba el promotor deportivo y locutor de la primer estación de radio en esta ciudad, el Sr. Simón Villegas Becerra y el profesor Edmundo Cárdenas, quienes se saludaron y Simón que tenía cita le invitaron a entrar juntos, Teodoro ofreció hacer un cartel para el torneo de basquetbol nacional que se realizaría en Poza Rica.

TEODORO CANO trazando el mural de la Subdirección Norte, Poza Rica 2002.

Ambos, en voz del Prof. Edmundo Cárdenas, lo convencieron de que se fuera con ellos a Poza Rica, donde se le darían su lugar artístico y tendría mejor oportunidad de trabajo. Don Simón entregó la invitación al gobernador para la inauguración el 17 de marzo de la magna cancha Antonio J. Bermúdez y al día siguiente el Torneo Nacional de Basquetbol de Primera Fuerza a nombre del Ing. Merino, con el uso de la voz, recomendó al maestro Teodoro Cano como una petición especial.

El primero de marzo de 1953, Teodoro entregaba a Simón Villegas la imagen que elaboró para el cartelón promocional; días después, el maestro Teodoro ingresó a trabajar en Petróleos Mexicanos, forma en que inició a plasmar su arte en diversos inmuebles de Poza Rica.

El primero fue la pared del Teatro Estudio de la estación de radio XEPR, llamada “Historia del Petróleo”, que fue el inicio de una espléndida carrera artística. Durante esta obra, conoció a la Srita. Yolanda Aseleih, con quien se casó procreando a Leticia, Yamil, Yolanda y Miguel, de apellidos Cano Aseleih.

De inmediato, siendo presidente del Club de Leones, el Ing. Jaime J. Merino, pintó el mural de la Cueva del Club de Leones de Poza Rica, mismo que restauró en 2015; antes de que concluyera este año, Teodoro Cano montó una exposición pictórica, siendo esta la primera de su exitosa carrera. Con estas dos obras, Teodoro Cano realizó un total de trece magnos murales con su técnica de alto relieve y el fresco de radiantes colores en Poza Rica.

En el comienzo de su carrera la suerte lo acompañó a lo grande, cuando uno de sus colegas, Ángel Pichardo, que lo motivó a ir a la capital, Xalapa, convenciéndolo de que tendría mejores expectativas, lo que entendió, ya en Xalapa, fue a visitar a su coterráneo y amigo el Lic. Carlos Juan Islas Ricaño, quien ostentaba el cargo de Director de Difusión Cultural de la Universidad Veracruzana, quien de inmediato lo designó director del Taller de Artes Plásticas, que se encontraba sin titular en 1954, en donde Teodoro Cano inició su prodigiosa carrera muralista, de escultor, excelso pintor y reconocido profesor de las artes plásticas. Desde allí, Teodoro promovió el muralismo con ejemplar convicción.

En su estancia en Xalapa utilizo la superficie de edificios institucionales del gobierno veracruzano en la ciudad de Xalapa, plasmando su arte en la Biblioteca de esta ciudad; en el Palacio Municipal dejó un bello mural emanado de su talento; con la misma sensibilidad en el edificio de la Confederación Nacional Campesina, se observa el testimonio de su singular arte desde 1976; de igual forma pintó en la Facultad de Psicología el mensaje de esta enigmática ciencia.

Entre otros más, un testimonio tangible de su arte e identidad, que le dio reconocimiento a su aptitud, el que sin dudas trascendió nacionalmente y llena el buen gusto de conocedores.

VISTA PARCIAL de un fresco en el visualizador Activo Petrolero de Poza Rica

En Papantla, donde fue la cuna de sus raíces totonacas, le dio inmensa cantidad de obra de relieve, pintura y esculturas, las magnas de trascendencia y relevancia son el Monumento al Volador apostado en lo alto de un cerro en el centro de Papantla, con una altura de veintisiete metros desde su base de desplante, obra que se ve desde lejos y que enorgullece a los papantecos, con mucho identidad de la danza sobre el tecomate a los cuatro puntos cardinales, en acto de ejemplar valor.

El multiadmirado alto relieve “Homenaje a la Cultura Totonaca” en el largo muro de contención del claustro de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el que ha tenido absoluta admiración de todos quienes lo visitan desde 1979, en la imagen de Quetzalcóatl, obra que encierra una inmensa historia, significativos de los valores, y enigmas de la cultura totonaca.

Otro, el Mural de la historia del Totonacapan en el muro de limitación de la parte baja de “La iglesia Cristo Rey” que fue inaugurado el 15 de junio de 2009: el que relata gráficamente, desde la llegada de los migrantes, hasta la arquitectura prehispánica de El Tajín. Es de admirar la inmensa labor que el maestro Teodoro Cano realizó por poco más de tres décadas en los Talleres libres de Arte, de la Universidad Veracruzana en la ciudad que perfuma al mundo.

Es un alto honor para los pozarricenses disfrutar la obra que dejó en Poza Rica el destacado maestro Cano García, la que es incuantificable y difícil de enumerar, sin mencionar la de la XEPR y la del Club de Leones, existe una docena más que dan lustro y relevancia a nuestra ciudad. En el lobby del Hotel Poza Rica centro pintó un fresco que denominó “La Feria de Corpus Cristi” en el año de 1960, significa la fiesta más representativa de la cultura totonaca.

Después de la construcción de la escuela Concepción Fuentes, en el año de 1969, Teodoro pintó un mural, sobre la Historia de la Educación, en donde plasmó sobre la historia de los personajes en la historia de nuestro país.

Veinte años más tarde, en un fresco del entrepiso de las escalinatas al segundo nivel del inmueble, en un fresco realizó un reconocimiento a la emérita profesora, María Esperanza Morales Mérida, la gentil precursora de la educación en Poza Rica, mural al que denominó “El Origen de la Educación”. El que está cerca de perderse por falta de protección.

En el jardín central del Hospital de Petróleos Mexicanos, junto al asta bandera, en 1997, realizó un relieve sobre la Historia de la Atención Médica al Obrero Petrolero de Poza Rica y la Región, sintetizada en dos enormes manos que figura el reposo del trabajador y su familia en el servicio médico.

Sin dar tregua a la técnica, seguía creando obra recreando su impar creatividad con sus asombrosas manos; en el recién construido hospital del ISSSTE, Teodoro ejecutó un mural alusivo a la vida en 1999, por su nombre, “Lactancia Materna” en el enlace que existe entre el hijo y su madre, obra que engalana este nosocomio ejemplarmente.

ÓLEO de Teodoro Cano que se exhibe en la USBI.

Pareciera que Teodoro no tuviera sesenta y ocho años con su ánimo por trabajar en hacer otro magno mural, este en el patio principal de la sede de la Región Norte, de Pemex Exploración y Producción, en Poza Rica, en donde describe de manera cronológica, describe en su nombre “El Petróleo y su Historia Regional”, realizado en el 2000 sobre un muro sólido, que llenó de altos relieves, mezclando la zona de monumentos prehispánicos de El Tajín, con el bienestar y la expectativa de la industria petrolera. ¡Una Obra que enaltece esta industria!.

El gremio sindical petrolero, al que perteneció Teodoro Cano, quien lo convocó a realizar un gigantesco mural en la fachada principal del edificio de la Sección 30 del STPRM en el año 2005. Destaca un colosal trabajador con su llave Stilson y atrás un torre de perforación, plagada de manos indicando los diferentes oficios, al que llamó “A la Memoria de Nuestros Orígenes”.

En el año de 2010, moldeó el Emblema de La Asociación Mexicana de Ingenieros y Técnicos de Exploración y Exploración del Petróleo, por sus siglas, AMITEEP, dejando una joya artística en relieve, que enaltece a los afiliados de la asociación más antigua de Poza Rica, el que se inauguró en una noche de gala y glamour insólita; minutos después, dentro del programa para la conmemoración de los cincuenta y cinco años de aniversario de la asociación, se consintió al muralista al entregarle la medalla Bicentenario de ese gremio, merecido y justo homenaje que exalta a genios y artísticos de la talla del muralista consentido, Teodoro Cano. ¡Creador del peculiar emblema!

VISTA PARCIAL de un fresco en el visualizador Activo Petrolero de Poza Rica

Son muchos las obras del muralista en la región y otras ciudades del país, los del Palacio Municipal de Coatzintla, los murales en Tihuatlán y la Vicerrectoría de la Universidad Veracruzana; el fresco gráfico en el edificio del visualizador Ingeniero Geólogo Amado Antonio Govela Salvado. Lo califica como máximo exponente de la cultura totonaca, la que plasmó con este estilo.

Su obra deja un numeral estimado en cincuenta reconocimientos y diplomas, 15 medallas y galardones, reconocimientos que lo distinguieron como el catedrático, escultor, creador de cerca de cincuenta piezas escultóricas, sesenta murales en fresco, la anexión del alto relieve, su aportación al mural, numerosas fotografías y diversos dibujos y algunos que realizó de manera privada, en la firme intención de preservar el patrimonio de su amada cultura totonaca; vivía en Xalapa sin alguna inquietud artística a los ochenta y cinco años de edad y había dejado atrás setenta y dos años de trajín muralista, la mañana del 23 de abril de 2019 un infarto terminó con su magistral trayectoria, dando paso a una gran leyenda del mural; y sus restos reposan en el panteón Bosques del Recuerdo de Xalapa, Veracruz. ¡Réquiem y loas eternas para el inmenso muralista!.

WhatsApp: SDR La Opinión Recargado

Instagram: Laopinionpr 

X (antes Twitter)@laopinionpr

Facebook – @LaOpiniónPozaRica

Youtube – La Opinión Poza Rica

¿Reporte y denuncia?

Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana.

¡Por favor, háznoslo saber!

– WhatsApp: 7822199402 <<< ¡click aquí! – Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡click aquí!


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO-BANNER-1-1024x200.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es QUEJAS-1024x230.jpg
NOTICIAS RELACIONADAS

La carretera a Tampico: Legendario camino que conduce por las campiñas petroleras

Una mirada atrás Por José Luis Rodríguez Badillo, cronista municipal de Poza Rica En el último año de su administración el presidente de México, Lic. Manuel...

José Beltrán Pérez Martínez, basquetbolista e hijo predilecto de Poza Rica

“El Negro" Beltrán Este singular personaje participó en el equipo de La Ola Verde de Poza Rica y representó a Veracruz en varios campeonatos nacionales,...

Ing. Raúl Valencia Toledo, quinto presidente municipal de Poza Rica

Poza Rica, una mirada atrás Ing. José Luis Rodríguez Badillo La ciudad de Poza Rica, desde que nació como Municipio Libre, ha tenido el enorme privilegio...
error: Content is protected !!