sábado, abril 20, 2024
spot_img
InicioUna enfermedad llamada doctorLos parásitos en medicina

Los parásitos en medicina

Yatrogenia

Por doc kiskesabe
Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 82 263 52 y 782 888 0056.

  «Un científico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuestión, de dudar cualquier afirmación, y de corregir los errores.» Julius Robert Oppenheimer  

Las amibas. La amibiasis es la infección ocasionada por el protozoario intestinal Entamoeba histolytica (“ameba histolítica”). Probablemente la mayor parte de las infecciones son asintomáticas, pero E. histolytica puede provocar desde disentería hasta infecciones extraintestinales, incluidos abscesos hepáticos. Ciclo vital de la amiba: E. histolytica tiene dos fases: la primera es un quiste multinucleado y duro y la segunda es el trofozoíto móvil.

La infección (de la que el ser humano es el hospedador natural) se adquiere al ingerir los quistes contenidos en los alimentos o el agua contaminados con heces fecales o, en raras ocasiones, por contacto sexual oralanal. Los quistes resisten la acidez gástrica y experimentan exquistación dentro del intestino delgado para formar los trofozoítos de 20 a 50 μm.

Los trofozoítos habitan en la luz del intestino grueso sin causar enfermedad o bien invaden la mucosa intestinal generando colitis amebiana. En algunos casos, los trofozoítos de E. histolytíca invaden a través de la mucosa para llegar hasta la sangre, viajando a través de la circulación porta para alcanzar el hígado generando abscesos hepáticos amebianos.

Los trofozoítos se enquistan en el intestino grueso y luego son excretados en las evacuaciones, perpetuando el ciclo de vida. https://www.inecol.mx/inecol/index.php/es/2013-06-05-10-34-10/17-ciencia-hoy/171-los-parasitos-y-sus-enfermedades  

Si el hombre es un hospedador natural de amibas, es decir si en el tubo digestivo de todos los humanos habitan las amibas, ¿Por qué no todos padecemos de disentería amibiana o abscesos hepáticos graves? Sencillo, porque nuestro cuerpo se ha inmunizado en forma natural contra la invasión de las amibas hacia el interior de nuestro sistema circulatorio. Recuerdo que hace unos 68 años, allá en Solís de Allende, tuve unos 3 días de diarrea con unas 10 evacuaciones al día, escasas de excremento, con dolor intenso al esfuerzo de evacuar (pujo y tenesmo) y presencia de estrías de sangre fresca en cada evacuación.

Mis defensas naturales me curaron porque en aquel tiempo no había ningún medicamento para amibas, ni médico en mi pueblo. Jamás he vuelto a padecer disentería amibiana. Quedé vacunado.

Y en mi excremento como en todos los humanos, ni duda existen quistes de amibas. Apenas esas amibas intentan invadir la mucosa del intestino las defensas inmunológicas (memoria inmunológica) entran en acción. Esto lo entendí cuando empecé a estudiar medicina 1964-1968 (todavía no termino de estudiar) en la clase de parasitología, al conocer la vida de las amibas en comunión con el ser humano.

No hay vacuna artificial para las amibas. Ni hace falta, la prevención de las enfermedades infecciosas radica en la higiene general y social, en cultura médica, si acaso algunas vacunas artificiales son de apoyo para la prevención de muy pocas enfermedades infecciosas porque la vacunación de rebaño siempre está funcionando. Todo lo anterior viene a colación por un enlace que un paciente me envió solicitando mi opinión al respecto.

El titulo reza:   “NUEVO DESCUBRIMIENTO: ¡Los papilomas se desarrollan en el cuerpo cuando los parásitos ya se lo están comiendo desde dentro! En 10 semanas, el nuevo remedio elimina COMPLETAMENTE todo tipo de parásitos en el organismo, elimina los papilomas y fortalece la inmunidad”. https://lozanomed.detoxclean.cfd/8jxhbrtB?ad_id=120206490135730219&tax=709028561289245&utm_code=   Comparto mis comentarios sobre el contenido de este enlace.

  • En primer lugar, los papilomas son las verrugas vulgares benignas, provocadas por el virus del papiloma humano, es decir, no tienen relación causal con parásitos como las amibas o las lombrices.
  • Segundo, los parásitos no se lo comen a uno, viven en el intestino a expensas de nuestro organismo, y forman parte de la flora intestinal normal y necesaria, la que es imposible erradicar sin causar daños en el intento.
  • Tercero, los parásitos viven como tal en armonía con virus bacterias y hongos; esto significa estar infestado o contaminado. Estar enfermo de parásitos es cuando estos rebasan las barreras inmunológicas invaden la sangre y provocan signos y síntomas de enfermedad que puede afectar diversos órganos.
  • Cuarto, por lo anterior el objetivo del tratamiento de los parásitos es prevenir que provoquen enfermedad con medidas de higiene y prescripción de algunos antiparasitarios ocasionalmente para prevenir su crecimiento, pero reitero: es imposible eliminar definitivamente a esos parásitos.
  • Quinto: si los parásitos nos estuvieran comiendo, y matándonos, como se afirma en ese enlace, la especie humana estaría no en peligro de extinción, sino extinguida. Sexto, se promueve un producto que contiene jengibre, judías, nopal y piña deshidratada. Para “erradicar” los parásitos y los papilomas (verrugas), yo comento que si así fuese, simplemente nadie tendría ni parásitos ni verrugas ¿Quién no ha ingerido en su vida esos alimentos).

En conclusión, las afirmaciones del citado enlace, no tienen sustento científico, y mis comentarios los sustento en conocimientos teóricos y prácticos propios del ejercicio clínico cotidiano.

Baste comentar, que en el momento actual, se abusa de los medicamentos para amibas, ya que ante cualquier trastorno de disfunción digestiva: dispepsia (indigestión), flatulencias, borborigmos intestinales, cólicos abdominales, cuya causa principal en un 80% de los casos se deben a TRASTORNOS FUNCIONALES DIGESTIVOS RELACIONADOS CON ESTRÉS Y MALOS HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN Y DEFECACIÓN CON ESTREÑIMIENTO DE VARIOS DÍAS, se culpa a las amibas y se prescribe metronidazol, por ejemplo, por 10 días, en repetidas ocasiones, por diversos especialistas, probablemente ignorando que la disentería amibiana que se caracteriza por diarrea Y NUNCA POR ESTREÑIMIENTO. Por cierto, desde hace 50 años existe un tratamiento efectivo, con tinidazol para amibas, durante 3 días. Y actualmente hay un medicamento de una sola dosis al día.

Errar en medicina es frecuente. Mitigar errores depende de una actitud autocrítica, de saber ser recipiendario de críticas y de tener la habilidad de escuchar a enfermos y colegas. La ética médica se fortalece cuando se suman esas actitudes.

Correo: dockiskesabe@msn.com

Web: www.kiskesabe.com

WhatsApp: SDR La Opinión Recargado

Instagram: Laopinionpr 

X (antes Twitter)@laopinionpr

Facebook – @LaOpiniónPozaRica

Youtube – La Opinión Poza Rica

¿Reporte y denuncia?

Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana.

¡Por favor, háznoslo saber!

– WhatsApp: 7822199402 <<< ¡click aquí! – Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡click aquí!


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO-BANNER-1-1024x200.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es QUEJAS-1024x230.jpg
NOTICIAS RELACIONADAS

Síndrome de Guillain-Barré

Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 82 263 52 y 782 888 0056.   https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000684.htm. sindrome de Guillain Barré   En las últimas semanas, en Tlaxcala  ha...

Cuidado por el colesterol bajo

Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 82 263 52 y 782 888 0056.   Mucha especulación comercial se vive con las cifras de colesterol. Negocio...

Adultos intoxicados

YATROGENIA Por Doc Kiskesabe Dr. Ignacio Espinosa. Médico Internista. Tels. 782 8226352 y 7828880056. De lo poco que leo publicado por otros colegas médicos o periodistas no...
error: Content is protected !!