sábado, abril 13, 2024
spot_img
InicioUna Mirada AtrásAlfonso de Lucio Ramírez

Alfonso de Lucio Ramírez

Denotó Conocimiento, Capacidad, Arrojo, Pericia y Calidad

UNA MIRADA ATRÁS

JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ BADILLO

Durante la época en que Poza Rica fue La Capital Petrolera de México, integró un Cuerpo de Bomberos de élite para su Distrito, surgió de la capacidad y figura de Alfonso De Lucio Ramírez  instructor de singular bagaje quien capacitó, entreno y encabezó un proyecto sin precedente en la industria petrolera en nuestro país, en el que generó el magno Departamento de Contra Incendio en la industria de los hidrocarburos en Petróleos Mexicanos, proceso que sigue vigente; por los albores de los años cincuenta De Lucio motivó al Ing. Jaime J. Merino para adquirir equipo de protección para los elementos del Cuerpo de Bomberos, y el necesario para la extinción del fuego y siniestros, su capacidad y valentía le dejaron cicatrices de quemaduras y reconocimientos.

Alfonso en el año de 1931, a la edad de 18 años ingresó a estudiar en el Colegio Militar en el Distrito Federal, pero con el inesperado fallecimiento de su papá, tuvo que dejar su preparación militar y se dedicó a trabajar, por lo que optó por solicitar empleo en el Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal en 1932, en donde ingresó, sin imaginar que encontraría su verdadera vocación, pues realizó una admirable y ejemplar carrera en la profesión de bombero, el inmenso bagaje logrado, lo acuñó al empezar desde la más baja asignación, siendo la de bombero raso, y desde ahí logró alcanzar el rango de Sargento Primero, ya que la disciplina en la ciudad de México eran de tipo militar.

La Superintendencia del Distrito Poza Rica de Petróleos Mexicanos a cargo del Ing. Jaime J. Merino, no escatimó en gastos para el Heroico Cuerpo de Bomberos, buscando escalarlo a tono de la dimensión del Distrito dotándolo de equipo, el que buscó fuera de vanguardia, que la edificación del cuartel contara con herramientas e instalaciones  de prácticas adecuadas para la capacitación de los elementos, y que permitiera tener un acelerado aprendizaje para atender a la industria petrolera y su zona urbana; instruyó se buscara lo mejor para la relación elementos-equipo.     

La historia nos remonta al día 22 de agosto de 1873, fecha en la que se integró el primer cuerpo de bomberos en nuestro país en el puerto de Veracruz; y en alusión a esta emblemática fecha, fue en el año de 1922 cuando se expidió el Reglamento del Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal, siendo el primero en México; dentro del año de 1951, el Lic. Miguel Alemán Valdez le otorgó por decreto presidencial en un justo reconocimiento el carácter de “Heroico Cuerpo de Bomberos” y en esta misma fecha en nuestra república mexicana, se estableció celebra a los bomberos y de igual manera a los de Petróleos Mexicanos, a quienes se les denomina como “Contra Incendios”, y dentro de estos sucesos, llegó a Poza Rica el destacado y reconocido Sargento Primero, Alfonso De Lucio Ramírez.

Alfonso de Lucio Ramírez nació el día 16 de enero de 1913 en la Hacienda de Ojo de Agua, perteneciente al Municipio de Tecámac en el estado de México, fue hijo del estimado señor Mauro De Lucio, originario de Zapotlán Estado de Hidalgo y de la señora Trinidad Ramírez, originaria de la legendaria Hacienda de Ojo de Agua, Estado de México, tuvo seis hermanos: Refugio, Josefa, Trinidad, Ángel, Loreto y Juan, en la actualidad todos fallecidos.

El indeleble día para la industria petrolera y sociedad de Poza Rica, es el 22 de agosto de 1949, día cuando llegó a Poza Rica el Capitán Luis Rodríguez Centeno y el Sargento primero, Alfonso De Lucio Ramírez, quien vino comisionado por seis meses al Campo Petrolero de Poza Rica, cuya tarea fue capacitar a los pocos elementos del Cuerpo de Bomberos de Petróleos Mexicanos; una de las primeras actividades fue la de realizar prácticas en el área, las que iniciaron con la intención de conocer la capacidad del personal en el control del fuego; a los integrantes del Departamento de Contra Incendio y a un Cuerpo de Bomberos voluntarios que existía en el Distrito Petrolero que estaba en franca expansión. Al llegar el término de los seis meses, De Lucio Ramírez optó por quedarse en Poza Rica, para seguir instruyendo a los elementos que tenía como Jefe Don Manuel Gomez Moreira.

Alfonso De Lucio Ramírez

Después de este ejerció se generó la constitución del H. Cuerpo Bomberos con 53 elementos y las prácticas se integraron a un programa permanente y cíclico por mes con los Bomberos Voluntarios, quienes eran trabajadores de planta de varios Departamentos del Distrito petrolero de Poza Rica; en ese proceso llegó en la madrugada del 24 de Noviembre de 1950 la primera contingencia para Alfonso De Lucio Ramírez, fue al apagarse el quemador de la refinería conocida como Nuevos Proyectos, la expansión del gas causó estragos a los vecinos de la colonia Flores Magón, al amanecer la expansión del mortal gas sulfhídrico dejó un saldo de 23 fallecidos y personas intoxicadas en el Hospital de Petróleos Mexicanos, pudo haber sido peor, pero De Lucio y su y experiencia ayudó a controlar el siniestro.

Durante el año de 1951, lamentablemente falleció el Sr. Manuel Gómez Moreira, y en relación al suceso, el Ing. Jaime J. Merino Superintendente General del Distrito Poza Rica invitó al Teniente Primero, Alfonso De Lucio Ramírez a tomar la Jefatura del H. Cuerpo de Bomberos de este Distrito de Petróleos Mexicanos, ofrecimiento que aceptó, y de inmediato, el Ing. Merino, instruye Sr. Víctor F. Sánchez, Jefe Local de Previsión Social, para que realizará lo conducente con el Coronel Evodio Alarcón, autorizara que el Alfonso De Lucio Ramírez, ocupara la Jefatura  del Heroico Cuerpo de Bomberos del Departamento de Contra Incendio y Bomberos de Petróleos Mexicanos, lo que sucedió.    

Con la anuencia, se realiza en el Departamento de Personal los trámites para la contratación Alfonso De Lucio Ramírez, a quien la asignaron la ficha PR-29346, que lo liga de forma definitiva al Distrito de Poza Rica de Petróleos Mexicanos, y así comenzó su magna laboral como Jefe del Departamento del H. Cuerpo de Bomberos en este Distrito; 1952 traslada a su familia a vivir en Poza Rica formada por su distinguida esposa, Sra. Magdalena Ayala Romero y sus hijos: Alfonso, Delfina, Yolanda Maria Judith y Lorenzo Noé, asignándole una vivienda.

Las prácticas se formalizaron desde el día 1 de octubre de 1952, un día por mes, y cuando este llegaba, se les recordaba con una sirena a los Voluntarios que trabajaban en lugares diferentes, en esta labor, Alfonso de Lucio denotaba con esplendor los vastos conocimientos que poseía, de ese inagotable bagaje de un hombre que amaba esta disciplina y que poseía una capacidad innata de enseñanza admirable, por lo que cada mes, los Bomberos miraban con ansia la sirena instalada en el antiguo y mal logrado cuartel en el área talleres de Petróleos Mexicanos de esta ciudad. Todos consientes que al adoptar un buen aprendizaje y la disciplina que conlleva esa labor, podían responder con tino a la responsabilidad de extinguir todo tipo de incendios que ocurrieren en la empresa, en el contorno de la ciudad y la región, que carecen del servicio municipal de Contra Incendio. 

Alfonso De Lucio Ramírez en un aniversario del Cuerpo de Bomberos

Para que el Cuerpo de Bomberos estuviera a la vanguardia en los procedimientos de esta disciplina, el Ing. Jaime J. Merino cada año le autorizaba al mayor Alfonso De Lucio Ramírez, asistir comisionado a los Ángeles Californios en los Estados Unidos, a la escuela de bomberos de aquella ciudad a capacitarse en los métodos más innovadores y equipo de vanguardia cada año, instrucción que duraba un mes, siempre compartía tal experiencia culta con dos elementos más.

Uno de los símbolos que Alfonso De Lucio implantó en Poza Rica, fue el cometido que reza en el Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal, Valor, Lealtad y Sacrificio que es parte de la iconografía que integran el estandarte de sus homólogos de la Ciudad de México, en donde el casco representa la prevención y la protección; en tanto, que el hacha simboliza abrir camino, la escalera precisa el camino al nivel de excelencia y su manguera simboliza el trabajo en equipo, lo que es el máximo símbolo que honran con absoluta probidad.

Durante su periodo de jerarquía dentro del Departamento de Contra Incendio, hay fechas que no olvidó, entre ellas las más drásticas que exigieron toda su sapiencia y valor, como la del día 8 de mayo de 1953 en el incendió el pozo Santa Águeda N° 3 que estaba en proceso de perforación y se descontroló, lamentablemente el fuego terminó por fundir la torre y parte del equipo antes de ser extinguido.

El campo Santa Águeda volvió a ser noticia infernal día 31 de diciembre de 1956 que se incendió con un estruendo del pozo Santa Águeda 69 a las 14 horas de, lo que generó una enrome contingencia el último día de aquel año, momento en que la mayoría de los trabajadores tenían el usual brindis del año que finalizaba, pero al sonar de la sirena asistieron con ejemplar respuesta y disposición para en tan solo 13 días lograrlo controla. 

Dentro de la plataforma del pozo Presidente Alemán N° 5, campo en el que el Ing. Antonio J. Bermudas tenía personal atención, toda vez que se perforaba con un equipo de última generación por la profundidad del yacimiento, que incluso este no fue operado con planta eléctrica, ahí se usó uno con motores de diésel, época en que el Ing. Merino hacia recorridos a cualquier hora para monitorear el proceso y avance; lamentablemente el 28 de marzo de 1957, el pozo tuvo escape de gas por el espacio anular de la tubería y con una chispa explotó con saldo fatal de tres personas, labor titánica y gesta heroica de Alfonso de Lucio y el Cuerpo de Bomberos que lograron controlar el pozo en pocos días, evitando se prolongara el tiempo del siniestro. De semanas después vino el feroz incendio en la Agencia de Ventas, incendiándose tanques  con gasolina, junto a la gasolinería de Pemex.  

Equipo contemporáneo de Contra Incendio

Alfonso de Lucio en cumplimiento de su compromiso y la jerarquía como jefe del Departamento de Contra Incendio acudió a siniestros fuera de su jurisdicción en varias ocasiones, en auxilio acudieron al llamado la Refinería de Ciudad Madero, Tamaulipas, en donde tres día ayudaron a la extinción del fuego en tanques de almacenamiento de aceite con alto riesgo de expandirse: De igual forma socorrieron las instalaciones de La Barra Norte de Tuxpan en donde se incendió un tanque, contingencia en la que Alfonso De Lucio sufrió quemaduras severas en un brazo y pierna derecha; en 1978, apoyó las instalaciones de Álamo, Veracruz, con la pericia que los caracterizó; Por este mérito él y su grupo recibieron del Ing. Antonio J. Bermúdez, Director de Petróleos Mexicanos un alto reconocimiento.

Pero sin suda, el siniestro que mayor impacto le ocasionó fue el día 14 de agosto de 1966, en la explosión de la refinería de Poza Rica, incendio que despareció los elementos más importantes de la “CPG” de Poza Rica, que se tuvo que reconstruir ya que fuego consumió todo antes que el Cuerpo de Bomberos lo extinguiera. 

Es por eso cuando El Cuerpo de Bomberos de Petróleos Mexicanos participaba en desfiles, fueron aplaudidos de forma efusiva como reconocimiento y admiración a su capacidad y gran valentía; ya que su labor permeaba a toda la comunidad en los incendios y labores de rescate con calidad y eficiencia.

Alfonso De Lucio Ramírez se jubiló en 1979 con el orgullo de haber obtenido como reconocimiento la magna presea “Lázaro Cárdenas”, el haber escalado al Cuerpo de Bomberos a la clasificación de los segundos mejores del país; tuvo el  honor haber asistido a la Primera Convención de Jefes de Bomberos de la República Mexicana que se desarrolló del 17 al 21 de septiembre de 1956; Convención que se celebró posteriormente en Poza Rica en 1958; De Lucio, también tuvo el apoyo para crear un Campo de Prácticas para elementos del Departamento de Contra Incendio de este Distrito Petrolero, ¡Todo un señor, que no dejó tesis pendientes!   

El día 13 de febrero del 2000, con demasiada angustia el mayor Alfonso De Lucio ingresó al hospital Pemex de Poza Rica por un evento vascular cerebral del cuál nunca se pudo recuperar y falleció día 19 de febrero de ese año, no soslayando su valoró y el inmenso legado que dejó en el Cuerpo de Bomberos de Poza Rica y la región, un personaje digno de la historia de Poza Rica. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es prueba-1024x51.png
WhatsApp: SDR La Opinión Recargado
Instagram: Laopinionpr 
Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO-BANNER-1-1024x200.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es QUEJAS-1024x230.jpg
NOTICIAS RELACIONADAS

El joven Antonio Ramírez Trejo, ídolo sin fronteras

Precursor del rock en Poza Rica POZA RICA, UNA MIRADA ATRÁS POR JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ BADILLO Toño Ramírez Trejo, como se le conoce desde 1957, cuando...

María Enriqueta Camarillo y Roa

Insigne poeta que dio su nombre a la escuela Artículo 123 María Enriqueta Camarillo y Roa fue una dama de enorme trascendencia en las...

Cancha Antonio J. Bermúdez: Una infraestructura deportiva de clase mundial en Poza Rica

Poza Rica, una mirada atrás José Luis Rodríguez Badillo   La Cancha Bermúdez fue una excelsa Edificación construida en 1953, respuesta a la gran afición de...
error: Content is protected !!